¿Qué es un solenoide y para qué sirve?

mandag den 20. juli 2020
¿Qué es un solenoide y para qué sirve?
Con posibilidad de numerosas aplicaciones, se trata de un elemento que tiene un fin específico y que se destaca en materia de válvulas y fluidos. Pero, ¿qué es un solenoide y para qué sirve?

Para entender a grandes rasgos qué es un solenoide y para qué sirve, es necesario saber que se trata de un componente que trabaja a través de fuerza electromagnética y que, en el caso de una válvula, mueve su vástago haciendo que un determinado fluido pase de un canal hacia otro.

Para llevar adelante su trabajo mediante este tipo de fuerza, primero es necesario que el dispositivo físico en cuestión sea capaz de generar su propio campo electromagnético. Por este motivo, un solenoide es, ante todo, una bobina compuesta en su interior por un material conductor que se encuentra enrollado en forma de espiral.

A través de este material conductor, que suele ser alambre, y mediante la aplicación de corriente eléctrica para que circule dentro del dispositivo, se genera el campo electromagnético que hace posible que un solenoide cumpla con su función básica, que es la de apertura y cierre de vástagos de válvulas.
 
Las características de un solenoide
La extensión del material y la cantidad de espirales que componen un solenoide puede variar en función de cuáles sean las necesidades concretas.

Cuanto mayor es la extensión de la bobina, más intenso y más uniforme es el campo magnético que se genera dentro del mismo.


¿Por qué la válvula solenoide es clave en el manejo de fluidos?
Como consecuencia de las características referidas a la bobina, en la válvula solenoide se genera el campo magnético cuyas fuerzas permiten mover un vástago determinado. Esto es importante ya que, para dejar pasar un fluido -desde el ingreso rumbo a distintas direcciones- es necesario que el vástago en cuestión se mueva.

El contenido de dicho fluido permite que la válvula solenoide adquiera distintos tipos de uso, aunque en cada uno de ellos el mecanismo es el mismo y se vincula de manera directa a la creación de un campo electromagnético que se distribuye de forma pareja en el interior del dispositivo para que su fuerza sea provechosa.

Dado que responde a impulsos eléctricos, mediante la colocación y el uso de un solenoide, la apertura y cierre de vástagos de válvulas es posible a través de un comando eléctrico.

En otras palabras, el mecanismo de movimiento de válvulas puede ser activado y controlado mediante programas. Por eso en la actualidad es muy común encontrar este tipo de mecanismo en distintos sistemas de regulación.


¿En qué industrias se puede utilizar un solenoide?
En definitiva, el solenoide es un dispositivo físico cuya principal característica radica en que hace posible la transformación de energía eléctrica en energía mecánica. En función de las distintas aplicaciones que se le quiera dar, es posible encontrar modelos de solenoide que varían en factores como el diseño y el tipo.

Los usos también dependen de aquellos elementos a los que el solenoide les permite y les impide el paso mediante la apertura y el cierre del vástago de la válvula. Algunos de los usos más comunes se pueden encontrar, por ejemplo, en el rubro automotriz y en el hidráulico. En el primer caso, la válvula solenoide controla el paso de gases, mientras que en el segundo hace lo propio con líquidos.

Entonces, cuando se trata de solenoides, lo que presenta alternativas es el uso general que se hace de estos dispositivos, ya que su mecanismo y función específica es la misma y no es susceptible de modificación.

Como expertos fabricantes de equipos y piezas para el manejo de fluidos sanitarios, nuestra propuesta se sostiene siempre sobre la premisa de ofrecer productos de calidad y confianza. Por eso, desde Flowtrend te ofrecemos un catálogo con una amplia variedad de válvulas, las cuales se adaptan a múltiples usos en función de las distintas necesidades. ¡No dudes en comunicarte con nosotros para realizar un análisis detallado de tu caso!